Emprendimientos

UBICACIÓN

Prensa

Ladrillo: Lo que depara el 2019

29 DIC 2018


Más de 50 referentes, entre constructores, desarrolladores y brokers, analizan el sector: qué pasará con los precios, los márgenes de negociación y el futuro de los créditos

 

 

El sector cierra un año a prueba de audaces. Sin embargo, sobre final del 2018, el desembarco de algunos players acostumbrados a realizar negocios en otros sectores prueban que los ladrillos también seducen a los outsiders. El grupo Whertein pagó $5600 millones y se quedó con las tierras del Tiro Federal, Sancor Sefutos ofertó US$13,7 millones y compró los cuatro predios subastados en Colegiales en la zona de la estación de tren. "La tierra, cada vez más escasa en la ciudad, y algunos proyectos nuevos, por su forma de pago o por su revalorización, sostienen el atractivo para los inversores, pese a la fuerte incertidumbre económica y política", afirma Gabriela Goldszer, directora de Ocampo Propiedades. En la misma línea opina Juan Mora, CEO y cofundador Casa campus. "Hay muchos inversores que ya volvieron a la economía real porque no encuentran refugio en el sector financiero como en 2016 y 2017", agrega Marcos Juejati, socio y director de la desarrolladora NorthBaires, que durante 2018 desarrolló más de 150.000 metro cuadrados adelanta que "el sector tendrá movimiento en 2019 porque la noción de que el ladrillo es reserva de valor está cada vez más internalizada culturalmente". Además se prevé que los dólares del campo se destienen en ladrillos más allá del "efecto elecciones". "Se espera una cosecha récord con una recaudación de US$30.000 millones, que debería manifestarse en un aumento en la demanda de los productos inmobiliarios", anticipa Santiago Tarasido, CEO de la constructora Criba. Elbio Stoler, fundador y directos de ADN Developers afirma que la industria "tocó piso". Una mínima mejora en la actividad económica se traduce en mayor cantidad de metros volcados al mercado", sintetiza. La realidad es que nadie espero, en la primera parte del año, un aluvión de nuevos emprendimientos. Antes de poner un ladrillo, los desarrolladores quieren tener cierta "certeza" sobre el impacto total de la devaluación a costos. Con texto tomado de La Nación.